Incendio Grizzly Creek alcanza los 25,000 acres, se convierte en el más grande en la historia del Bosque Nacional White River | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Incendio Grizzly Creek alcanza los 25,000 acres, se convierte en el más grande en la historia del Bosque Nacional White River

El supervisor forestal dice que las condiciones han cambiado en los bosques: "Esto no va a desaparecer"

Scott Condon, The Aspen Times, traducido por Julio Garcia Jimenez
Las caídas de piedras continúan golpeando el Cañón de Glenwood mientras el fuego se aleja el domingo cerca de Glenwood Springs. Con la vegetación quemada, no hay nada para anclar las rocas a la ladera de la montaña.
Chris Dillmann | cdillmann@vaildaily.com

Durante el fin de semana, el incendio Grizzly Creek se convirtió en el más grande en la historia del Bosque Nacional White River en cuanto a acres quemados.

Hasta el domingo por la mañana, el incendio había quemado 20,665 acres de bosque nacional de un área total quemada de 25,690 acres en solo seis días, según datos del Servicio Forestal de los Estados Unidos. Los acres adicionales están en terrenos de la Oficina de Administración de Tierras o propiedad privada.

El siguiente incendio más grande fue el incendio Big Fish en los Flattops al norte de Glenwood Springs en el 2002. Quemó 16,912 acres de bosque nacional y totalizó 17,056.

El incendio del Lago Christine, que amenazó a Basalt, El Jebel y parte de Missouri Heights en julio del 2018, quemó 8,506 acres de bosque nacional y un total de 12,588 acres. Se ubica como el quinto incendio más grande en la historia del Bosque Nacional White River.

El supervisor del Bosque Nacional White River, Scott Fitzwilliams, dijo que el incendio de Grizzly Creek estalló de manera tan significativa debido a las condiciones cálidas, secas y ventosas y porque la lucha contra el incendio en las primeras etapas era muy difícil debido al terreno escarpado e inaccesible.

Una vez que salió de la mediana de la carretera, se convirtió en una carrera,” dijo Fitzwilliams el domingo. “No había forma de combatirlo.”

El incendio comenzó en la mediana de la Interestatal 70 el lunes por la tarde, subió las empinadas laderas hacia el norte y más tarde en la semana saltó el río Colorado e hizo una carrera en el terreno hacia el sur.

Ha atravesado un terreno que era inaccesible para los bomberos. Los aviones cisterna y los helicópteros arrojaron numerosas cargas de retardante y agua, pero eso solo frenó el crecimiento. El fuego ahora se está acercando a las líneas de fuego en ambos lados del río, pero todavía hay potencial para un crecimiento extenso en la superficie, según Fitzwilliams.

“El frente del fuego en el norte ahora tiene 10 millas de ancho,” señaló.

Los datos del Servicio Forestal muestran que siete de los 10 incendios más grandes en el área del White River han ocurrido desde el 2002. Fitzwilliams dijo que eso es más que una coincidencia.

“Es más cálido y seco debido al clima cambiante,” dijo. “No soy un experto en eso, pero los datos están ahí.”

El Bosque Nacional White River, que cubre 2.3 millones de acres, históricamente ha evitado incendios forestales más grandes debido a su gran elevación y abundantes precipitaciones.

“Internamente (en el Servicio Forestal), el Bosque Nacional White River era conocido como el ‘bosque de asbesto,’” dijo Fitzwilliams. Eso era un testimonio del bajo número y la pequeña naturaleza de sus incendios.

Esos días podrían quedar atrás. Gran parte del bosque de 2.3 millones de acres está experimentando una sequía severa o moderada este año, según el Monitor de Sequía de Estados Unidos. Es la segunda sequía en tres años. Las condiciones extremadamente secas en el 2002 también produjeron varios grandes incendios en Colorado y el oeste de los Estados Unidos.

“Lo que es significativo es que esta área de Colorado durante un período de tiempo no ha visto grandes incendios,” dijo Fitzwilliams. “Hemos hablado mucho como equipo sobre cómo la gente está empezando a ver que las cosas cambian aquí, en el equipo de White River. Es importante que nuestras comunidades comprendan que esto es algo para lo que tendremos que prepararnos con más frecuencia de lo que estamos acostumbrados.” 

El nivel de nieve estuvo ligeramente por encima del promedio el invierno pasado. Sin embargo, el otoño fue mucho más cálido y seco que el promedio, por lo que los niveles de humedad del suelo fueron bajos entrando al invierno. Una primavera cálida y ventosa consumió la capa de nieve y las lluvias de verano nunca se materializaron. Eso ha creado condiciones en el bosque que están listas para incendios forestales.

Suponiendo que continúe la tendencia de incendios más frecuentes e intensos, el esfuerzo de extinción de incendios también se volverá más desafiante debido al crecimiento de Colorado. Muchos de los lugares más codiciados para el desarrollo se encuentran en lo que se conoce técnicamente como la interfaz urbano-salvaje. En términos prácticos, es una casa en o al borde del bosque.

“Vamos a lidiar con las consecuencias de eso,” dijo Fitzwilliams.

Entonces, ¿qué significa para los administradores de tierras públicas? Fitzwilliams dijo que el personal de White River tiene que planificar más proyectos de reducción de combustible, como  quemaduras programadas. Varios cientos de acres de una quemadura programada antes del incendio del Lago Christine claramente frenó la propagación del incendio en Missouri Heights, un área densamente poblada, dijo Fitzwilliams.

Está ansioso por ver qué efecto tiene una quemadura programada en el área de French Creek de Flattops sobre el incendio Grizzly Creek.

El Bosque Nacional White River también ha trabajado en proyectos de tala para reducir las cargas de combustible. Eso no siempre les parece a los vecinos. Una demanda activa está impugnando un proyecto de tala en el valle del río Upper Fryingpan.

Fitzwilliams dijo que el Servicio Forestal debe presentar un mejor caso para los proyectos, informando efectivamente al público por qué es necesario continuar con el trabajo.

Pero las quemaduras y la tala programadas no se producirán en la interfaz urbano-forestal. El fuego sería una amenaza demasiado grande para los hogares. La tala sería logísticamente difícil. Por lo tanto, los pueblos y los propietarios individuales deben mejorar en la creación de espacios defendibles alrededor de las estructuras.

“Como comunidades y propietarios de viviendas, estamos lamentablemente atrasados,” dijo Fitzwilliams.

Para los visitantes de los bosques, un aumento en los incendios podría traer consigo cierres más frecuentes de senderos, secciones de bosque para recreación y restricciones más frecuentes de fogatas.

“Esto no va a desaparecer,” dijo Fitzwilliams. “Es parte de vivir en este gran (paisaje).”

scondon@aspentimes.com


Support Local Journalism


Start a dialogue, stay on topic and be civil.
If you don't follow the rules, your comment may be deleted.

User Legend: iconModerator iconTrusted User