Más Cerca de Las Nubes | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Más Cerca de Las Nubes


Esta obra de arte es conceptual, como muchas de mis obras de arte anteriores porque yo verdaderamente creo que hay mucho más debajo de la superficie. Durante esta pandemia, la cuarentena me ha forzado a estar sola con mis pensamientos y me ha bendecido con bastante tiempo de reflexión. Durante mi tiempo en casa, lejos de mis amigos, maestros, cafeterías que solían ser lugares en donde encontraba la paz, la gasolinera que visitaba todos los días en la hora de lonche con mis amigos, las juntas que tuve la oportunidad de asistir, las clases en donde me senti mas comoda…

Me di cuenta que muchas de las cosas que me hacían feliz eran cosas externas… La revelación más triste que hice era sobre la persona fabricada que cultive sobre los años. Tuve la realización que era codependiente cuando se trataba de lo más importante, mi felicidad. Desde entonces supe que necesitaba cambiar eso porque mi felicidad no debería estar en las manos de los demás. Todos los días, iba a la escuela queriendo estar en mi cama en vez de estar en la escuela. Cuando llegaba a la escuela siempre buscaba la felicidad en otras personas. Trataría de extraer la energía de otras personas, trataría de igualar la energía de otras personas. En todo momento quería evitar el aburrimiento o evitaria ser aburrida cuando estaba con mis amigos o con quien sea. Era exhaustante pero qué más podía ofrecer?

Cuando vi mi problema de codependencia con la felicidad, sabía que era, que quería…. No, tenía que cambiarlo rápido. Porque cómo podía ser, que era independiente con todo lo demás en mi vida, pero con la cosa que era más importante, se lo dejaba a los demás o dependía de los demás. Puse mi atención en las cosas que me hacían feliz, en las cosas que necesitaba para ser una mejor persona, en las cosas que tenía que mejorar. Sabía que había trabajo que hacer en mi corazón y alma. Yo no se quien soy, pero cada dia puedo esforzarme en ser la persona que quiero ser. La mejor versión de mi.



Entonces empecé a leer la biblia más atentamente porque necesitaba respuestas. Leyendo la biblia, estoy aprendiendo y relacionándome más, haciendo conexiones con la biblia para que Dios me pueda guiar. Cada vez que leo la biblia, me siento fresca, siento que mi alma es renovada por la palabra de dios, me siento feliz y en paz. Me he sentido tan motivada que mi rutina ha cambiado extremamente. Mi rutina, que una vez fue un caos y agotadora tanto mental como físicamente, se convirtió en despertar con una sonrisa y decirle a Dios lo agradecida que estoy por otro día, se convirtió en mañanas lentas, significa más tiempo a solas leyendo las escrituras de la Biblia, significa ser productiva de una manera no estresante, significa salir a jugar fútbol, baloncesto, voleibol y andar por mi vecindario en bicicleta viendo el sol bajar y ver la luz de la luna convertirse en la única fuente de luz.

Soy humana. Hay días que me siento mal y desmotivada, pero siempre me encuentro buscando el lado bueno. He encontrado la felicidad por mi cuenta. He encontrado la motivación por mi cuenta. Me he encontrado a mí mismo organizando lo que una vez fueron pensamientos nublados en pensamientos más claros y concisos. He encontrado equilibrio, paz, tranquilidad… en dios. Estoy siendo iluminada por Dios. Me he dado cuenta de que en medio del dolor, hay alegría. Soy amada y bendecida todos los días. Mi familia está protegida con la protección de Dios. Todos los días era una batalla infinita pero cuando encontré la paz en Dios, mi vida se voltio de un lado al otro, vi el arcoiris.



Por suerte, no me he quedado sin papel higiénico, como todos los días, estoy arreglando las piezas rotas de la relación que tengo con mi hermana. Los miembros de mi familia todavía tienen trabajo y nunca nos falta de comer.

Me siento bendecido al sentir que mi yo ficticio se disuelve más y más cada día. El personaje fabricado que creé para que el mundo lo vea está siendo desmantelado. El momento en que me siento más en paz, después de leer mi biblia, es cuando salgo, ha sido tan estimulante para cada uno de mis sentidos. El sol hace que todo parezca vivo, hace que todos los colores sean tan vibrantes, te hace querer sonreír, te hace querer ser como un niño, te hace querer jugar en el lodo de afuera sin cuidado.

Las nubes hacen que te preguntes “¿por qué pierdes el día de esta manera?” Al mirar las nubes, me encuentro pensando en los mayores con edad. Lo cual puede sonar gracioso pero la razón es porque nunca miran fijamente sus teléfonos durante horas o pierden el día con una actitud negativa, porque temen el rechazo, el juzgamiento y la desaprobación.

La gente mayor vive en un constante estado de conciencia. Son conscientes de que podrían morir ese día, son conscientes de cuánto tiempo pasan con sus seres queridos, son conscientes del presente, son conscientes del hecho de que nada está garantizado en la vida, no les importa el juicio, el rechazo o la desaprobación. Son conscientes de que están más cerca de las nubes cada día. Quieren vivir la vida sin miedo, sin disculpas y en paz. Como humanos, tememos todo lo minúsculo como lo mucho más bonito que es ella/él, pensamos tanto en ello que se ha convertido en parte de nuestro régimen diario, o es constante para algunos de nosotros… Pero, ¿cuándo pensaremos en cuánto no vivíamos la vida porque estábamos tan concentrados con nuestros pensamientos negativos? Damos por descontado el tiempo, damos por descontado los momentos, dejamos que la vida sea desperdiciada por completo decidiendo nuestra forma de vivir basado en nuestras circunstancias.

Ahora, más que nunca, estamos recordando los momentos que vivimos descuidadamente y los vimos convertirse en tan sólo recuerdos que desearíamos haber apreciado más. Esta cuarentena ha hecho que la gente se dé cuenta de que vivían la vida con prisa, demasiado rápido. Siempre se les dijo que se detuvieran a apreciar el momento presente pero… ¿dónde está el tiempo para eso con la vida en el camino? Tal vez esta vez podamos vivir la vida con prisa en más lento.

Tal vez esta vez podamos ver el valor de un momento y apreciarlo antes de que se convierta en un recuerdo borroso. Tal vez esta vez podamos amar más, vivir más y apreciar más. Tener una mentalidad de “más cerca de las nubes” nos ayudará a apreciar más nuestro viaje al trabajo/escuela más, tal vez nos ayude a apreciar más la cena del domingo, tal vez nos ayude a apreciar el tiempo con nuestro profesor menos favorito o hasta nuestro jefe malhumorado, nuestro viaje en autobús, nuestros paseos a casa, e incluso momentos trágicamente graciosos.

Elegí editar una colección de fotos y quise poner las nubes como respaldo de las capas de fotos en la parte superior (estilo collage) para mostrar los momentos que damos por sentado. Quería que el mensaje fuera más fuerte y motivador para cualquiera que sienta que los días de verano son más cortos y monótonos. Elegí una foto de nubes como telón de fondo porque a menudo se pasan por alto pero siempre están presentes, y quería que la mentalidad nos acordara que siempre debemos estar presentes como las nubes y, en última instancia, vivir como si estuviéramos más cerca de las nubes cada día. Esto significa ser consciente de la incertidumbre de todo mientras saboreamos cada momento. Esto puede sonar ingenuo pero tenemos que aprender a superar y adaptarse, es una habilidad que los humanos pueden cultivar. La perspectiva es todo, es el conocimiento. Ser consumido y cautivado indefinidamente por una conversación es conectarse genuinamente, ser consumido por la taza de café de la mañana es apreciación, ser cautivado por el simple intercambio que puede ser saludar a tus amigos en la escuela es ser agradecido. Vivir en el amor, y en la luz – donde vive la oscuridad – es difícil. Pero eres más fuerte de lo que crees, la vida es más que los días lluviosos, la vida es rápida y el tiempo se va antes que podamos reconocerlo Vivir en la luz es duro pero no imposible. Quiero estar más cerca de las nubes todos los días por el resto de mi vida, quiero sentirme bien sabiendo que hoy puede ser mi último día. El tiempo es fugaz, pero elige congelar el tiempo (eres capaz de esto) donde estás siendo plenamente ti mismo y sin disculpas, siendo la mejor versión de ti mismo. Necesitamos lluvia para las flores, y las nubes siempre cumplen. Las tormentas no duran para siempre, los días lluviosos no duran para siempre, nada en esta tierra dura para siempre. Tenemos que comprender que Tempus Fugit (el tiempo vuela) y nada es garantizado como la muerte.


Support Local Journalism


Start a dialogue, stay on topic and be civil.
If you don't follow the rules, your comment may be deleted.

User Legend: iconModerator iconTrusted User