Un año escolar despiadado para educadores, estudiantes y padres | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Un año escolar despiadado para educadores, estudiantes y padres

Escrito por: Tom Lotshaw Traducido por: Valeria Quiroz

Melisa Rewold-Thuon, asistente superintendente del Eagle County Schools, recuerda su pasado cumpleaños en una reunion de emergencia de la escuela. “Es un cumpleaños que siempre recordaré”, dijo el 13 de marzo del 2020.

Ese viernes en la tarde el distrito dió un anuncio sin precendentes. 17 colegios cerrarían y cambiarían al aprendizaje remoto por tres semanas empezando el martes, solo tres días después.

La noticia de que los niños estarían aprendiendo desde la casa debido a la rápida evolución de la pandemia, exactamente una semana después del primer caso confirmado del coronavirus en Eagle County, resonó a través de todas las casas y negocios del condado.



“Estaba esperando por lo mejor, pero también estaba preocupado, ¿que pasa si tenemos un gran brote?’ dijo Rewold-Thuon sobre las inciertas semanas que preludieron el anuncio del distrito, cuando la sombra de la pandemia se estaba expandiendo y oscureciendo, pero no había cambiado drásticamente la vida diaria. “Si recuerdo haber pensado, “Esto no va a estar bien, tengo un sentimiento”, dijo Rewold-Thuon.

El anuncio activó un torbellino para el distrito, para sus conductores de los autobuses, los trabajadores de la cafetería, custodios/as, maestros/as, principales, y administradores, y para casi 6,500 estudiantes y sus padres. Los tres hijos de Rewold-Thuon serían unos de los que estarían aprendiendo desde la casa.



Al distrito le tomo solo tres días para transicionar su modelo de instrucción en clases de muchos años al mundo virtual. En las próxima semana, el gobernador Jared Polis ordenaría a todos los colegios en el estado a cerrar mientras el virus seguía expandiendose a un nivel no totalmente conocido debido a la falta de capacidad de exámenes.

“La curva de aprendizaje fue exponencial”

“Caos organizado”. Así es como Kim Biniecki, una maestra de matemáticas de octavo grado de Homestake Peak School y madre de dos estudiantes en el distrito recuerda ese fin de semana



Maestros entrenaron rapidamente en tecnología y plataformas en línea que afortunadamente ya habían sido puestas años antes, al menos hasta una cierta capacidad. El distrito trabajó para asegurarse que estudiantes y maestros pudieran interactuar a través de sus computadoras, compartir materiales, sobrepasar fallas, y mantener a todos, desde preescolares hasta los del ultimo año involucrados y aprendiendo y salvos.

“El distrito se convirtió por completo. Maestros completamente cambiaron sus instrucciones y como hacían las cosas,” Biniecki dijo.”Creo que todo el mundo estaba en shock. Para la mayoría de nosotros, incluyéndome, ya que no soy experta en tecnología, la curva de aprendizaje fue exponencial.”

El distrito intentó distribuir equipo en las manos de cada estudiante que lo necesitara. ZOnas con cobertura inalámbricas fueron distribuidos y puestos en lugar. Gerentes de propiedades y compañias ayudaron a proveer interner para aquellos que no podían pagarlas. Maestros contactaron a estudiantes y a sus padres, quienes estaban lidiando con una variedad de circumstancias, preguntando como podían ayudarles.

“Cada día algo se estaba arreglando que no funcionaba bien, o retoqueando el plan, pero también intentando mantener consistencia para que los niños estuvieran al tanto de lo que estaba pasando,” dijo Biniecki.

Mantener a los estudiantes alimentados fue otro grave problema. La perdida de trabajos estaba escalando y los estantes de las tiendas estaban muchas veces vacías. El distrito construyó sitios para que la gente recogiera almuerzo para los estudiantes. Hoteles, restaurantes y otras asociaciones contribuyeron con comisa, trailers y carpas. Personal administrativo y voluntariados entregaron platos de comida, y se las llevaban a familias que no podían ir a los sitios.

“Nosotros resolvimos,” dijo Chris Delsordo, el director de servicios nutritivos para el distrito. “Todo el mundo se unió. Teníamos mucha gente ayudándonos a llevar comida a la comunidad. Se sintió como si fuimos con lo que teníamos. Te sentías parte de un equipo. No estabas en una isla.”

Un año despiadado

Después del héctico fin de semana, un nuevo extraño mundo de educación pública sin colegios o salones estaba funcionando.

“Nos pusimos en hiper-piloto como organización,” dijo Dan Dougherty, el vocero de Eagle County Schools. “Ese fue un fin de semana ocupado y difícil. Pero solo fue el comienzo de un año despiadado. Era una señal de las cosas que estabas por venir.”

En todas las inciertas características de la pandemia, aprendizaje remoto duraría por tres semanas, luego seis semanas, y finalmente por el resto del año escolar. Joseph Marino dijo que la realidad lo golpeó y a sus estudiantes de cuarto grado del Eagle Valley Elementary School más duro cuando el viaje de campamento anual fue cancelado en abril.

Con el cambio al aprendizaje remoto, Marino se preguntó si pudiera ser efectivo desde el otro lado de una pantalla. Pero se esforzó para captar la atención de sus estudiantes de 10 años lo más que pudo— incluso regresando al colegio para conseguir objetos del salón para utlizar desde la casa. Señalando a los tiempos, se puso dos mascarillas, una máscara de protección y guantes cuando se aventuró a recoger los objectos.

Un beneficio pequeño pero significante : el cambio al aprendizaje remoto pasó casi al final del año escolar, después de que los estudiantes y maestros se hayan conocido.

“Sacamos al títere de alce, hicimos entrevistas virtuales, estabamos haciendo videos juntos para compartir con otros estudiantes, tuvimos celebraciones de cumpleaños, cantamos. Aún nos reímos,” dijo Marino. “Fue increíble. Sentías que los niños entendían las limitaciones con las que la señorita Marino tenía que trabajar, y fue increíble como se adaptaron.”

La clase incluso tenía un campo virtual. “Los invitamos a acampar en sus patios, traer sus computadoras o teléfonos a la carpa, y todos nos reunimos y tuvimos un campamento virtua,”dijo Marino. “A las 8:00pm en punto, todos le aullamos a la luna juntos como clase. Intentamos hacer limonada con los limones.”

Regresar a los salones

Deportes, clubs y actividades fueron pausadas. Promos fueron canceladas y graduaciones fueron virtuales o reimaginadas con reglas de distanciamiento social y restricciones en reuniones tomaron lugar y siguieron en fecto. Algunos estudiantes tuvieron sentimientos relacionados con días de nieve cuando los colegios cerraron inicialmente.

“Pero durante las siguientes emanas se volvió bastante brutal. Extrañaban las rutinas, los unos a los otros, sus interacciones sociales,” dijo David Cope, un maestro de estudios sociales y entrenados en Battle Mountain High School. “Podíamos enseñarles quien es Andrew Jackson en línea, pero se perdieron de todo lo demás que hace el colegio, colegio. Los pobres niños no tuvieron su último año escolar. Eso nunca le había pasado a nadie antes.”

Bachilleratos y escuelas primarias se pusieron creativas, celebrando graduaciones y eventos virtualmente. Diplomas fueron entregados a estudiantes a través de las ventanillas de sus carros. “Todos los maestros estaban ahí, en sus sillas como en una fiesta. Fue bueno ver a los muchachos, despedirlos, y desearles buenas suerte,” Cope dijo. “Fue raro, pero en una manera bonita.”

El verano trajó mas desafíos mientras la pandemia seguía con sus variantes índices de infecciones y predicciones. Lo que creció constantemente fue la realización de que el aprendizaje remoto estaba muy lejos de lo ideal, y que la economía iba a luchar para recuperarse minetras los niños estaban encerrados aprendiendo desde el hogar.

“El horario del colegio es la fundación de la economía, lo que permite a los padres a ir a trabajar,” Dough dijo.”Era bastante claro y obvio, que más alla de los beneficios de la educación, social y emocional del colegio para los estudiantes, que el impacto económico de tener colegios es fundamental.”

Después de analizar lo que parecía millones de escenarios, el distrito no sabía si iba a poder re-abrir sus salones hasta agosto. El comienzo del año fue pospuesto por una semana para allanar lo logístico y continuar entrenando a los maestros para operar en un nuevo “modelo híbrido” con instrucciones en persona y en línea.

“Estabamos preparados para ir de cualquier manera,” el superintendente Philip Qualman dijo. “Fue como estar parado en la cima de una pista de esqui. Vimos diferentes caminos, pero no sabíamos cual ibamos a tomar hasta el último minuto— si ibamos a tener que hacer un sendero o elegir un camino mejor marcado.”

Bajo el modelo, estudiantes de escuelas elementarias y secundarias se dividieron en cohortes para clase cuatro días a la semana, con aprendizaje remoto los miércoles para que los maestros tengan un día para planear. Bachilleratos también se dividieron en grupos para atender clases dos días a la semana, con clases en línea los otros días.

Algunos estudiantes, sin embargo, han continuado atendiendo el colegio remotamente. Esto significa que los maestros han tenido que balancear las necesidades de los niños en el salón y los niños en la computadora.

Ganando impulso

Para Marino, quien esta enseñando jardín de infantes este año, significa que está moviendo las laptops con uno o dos estudiantes remotos en el salón, manteniendolos involucrados y activos, aprendiendo, e interactuando con otros estudiantes.

Maestros, estudiantes y familias también tienen que estar listos para regresar al aprendizaje remoto en corto aviso si la cuarentena lo requiere debido a exposiciones o infecciones — algo que el distrito ha seguido la pista diariamente en su página web a través de un tablero de COVID.

“Para mí, la palabra “híbrido” ni siquiera empieza a describir el tipo de flexibilidad requerido para maestros y estudiantes y familias,” dijo Mary Ann Stavney, la especialista de aprendizaje e instrucción para el Eagle County School. ” Recuerdo que hace 10 años, 20 años, la gente decía que enseñar era desafiante. Realmente, era mas fácil en comparación a esto.”

Nadie sabía si el modelo iba a durar por dos semanas o dos meses antes de que todo el mundo sería mandado a casa otra vez. Los niveles de infecciones y cuarentena se incrementaron durante las vacaciones de invierno y otra vez después de las vacaciones de febrero, pero los colegios lograron mantenerse abiertos.

Todo esto ha dañado al personal administrativo, padres, estudiantes y el aprendizaje. EL distrito no cumplió con sus metas académicas en sus escuelas elementarias durante el aprendizaje remoto, pero las medidas de mitad del año están mostrando una recuperación, dicen oficiales del distrito. Bachilleratos han visto una cantidad de notas reprobadas significantes, y el distrito planea una variedad de programas y programas de recuperación de créditos.

La gente aún estan combatiendo con la pérdida de trabajos, problemas financieros, estrés y la salud mental, y el impacto que pueden tener en familias y estudiantes.

Pero cerca de su cumpleaños este año —un fin de semana sin una reunion de emergencia de la junta escolar — mientras más y y más personal administrativo escolar y residentes de la comunidad estan siendo vacunados en contra del coronavirus, y los estudiantes siguen en clases, Rewold-Thuon dijo que está viendo más luz y esperanza en el horizonte.

Sin embargo, con esta pandemia, aún quedan vestigios de la incertidumbre. Aún queda un par de meses para que estudiantes, maestros y familias terminen el año escolar. Los principales aún estan siguiendole la pista a los casos del COVID y mandando anuncios de cuarentena. Aún hay preguntas sin responder en cuanto a la promo y graduación este año — el distrito está viendo en que maneras se pueden ser ejecutadas, pero nada ha sido finalizado aún — y si los estudinates tendrán que seguir utilizando mascarillas en clases el año que viene.

Las escuelas públicas del Eagle County son un cuento de una comunidad entera que están viviendo y sobrepasando problemas juntos. Dougherty dijo. “Nuestro pueblo realmente lo puso todo en la línea para hacer lo mejor posible para lo más posible. No estoy diciendo que todo fue rosas y arcoíris, al contrario, cada día ha sido difícil y continua siendo difícil, pero como han habido momentos brillantes en todo este sacrificio.”

Continua unidad y colaboración, demostrada durante un tiempo conocido por distanciamiento social y sus impactos aislantes, es la única cosa que ha permitido a las escuelas del Eagle County a re-abrir y mantenerse abiertas, con colaboraciones sin precedentes entre la salud pública, líderes del distrito, padres, estudiantes, principales y maestros, Qualman dijo. “No hay manera que ninguno de esos grupos hubiera sido exitoso si no estuvieramos todos trabajando juntos durante este tiempo.”


Support Local Journalism