Capas y guaridas | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Capas y guaridas

Tayler Branson
Traducido y editado por Josué González
Muchos roedores son verdaderos hibernadores.
Andy Holmes/Unsplash

Mientras que los humanos locales golpeamos las laderas, nuestra vida silvestre local tiene diferentes respuestas al frío. Las criaturas toman una de tres rutas; pueden dirigirse a un clima más cálido, tomar una siesta larga o aguantar. Es posible que haya notado que sus pájaros favoritos han migrado al sur durante el invierno, pero ¿qué pasa con nuestros amigos peludos que no pueden escapar a los trópicos? Las estrategias de supervivencia invernal de la vida silvestre local son realmente fascinantes, ya que se tambalean al borde de la muerte durante semanas o se enfrentan a las condiciones más duras. La mayoría de los animales agregan capas de piel y grasa para los meses de invierno, pero lo que hacen detrás de las guaridas cerradas puede variar mucho.

Cuando pensamos en un animal que toma esa larga siesta durante la hibernación, la mayoría de nosotros pensamos en el poderoso oso negro. Sorprendentemente, mientras que los osos son a menudo la mascota de la hibernación, no se los considera verdaderos hibernadores. Los osos entran en un estado llamado letargo, que se diferencia de la hibernación en que la hibernación es un estado prolongado de letargo. El letargo incluye cambios fisiológicos como disminución de la temperatura corporal, disminución del metabolismo, disminución del ritmo cardíaco y respiración más lenta. La hibernación es un estado prolongado de latencia a largo plazo. Los osos no están realmente en hibernación porque pueden despertarse por completo cuando las condiciones lo solicitan. Una vez despiertos, los osos realizan tareas que requieren un metabolismo más alto, como salir de sus guaridas para consumir más calorías. Si el niño del cartel de la hibernación ni siquiera es un verdadero hibernador, ¿quién lo es?

Un verdadero hibernador se diferencia del oso en que deprime significativamente más sus procesos biológicos. Muchos roedores son verdaderos hibernadores, pero la marmota de vientre amarillo lleva la hibernación al siguiente nivel. Las marmotas necesitan sobrevivir el invierno en los ambientes más duros, muy por encima de la línea de árboles donde todos los seres vivos luchan contra las temperaturas bajo cero, velocidades del viento de hasta 48-79 millas por hora y luz solar intensa. Por lo tanto, pasan la mitad de sus vidas hibernando en sus guaridas, generalmente un sistema de túneles subterráneos complejos. Deben consumir la mayor cantidad de calorías posible y asegurarse de que sus guaridas están bien selladas, porque cuando bajan para el invierno, no pueden volver a levantarse hasta que llega la primavera. Una vez en hibernación, la temperatura de su cuerpo es solo unos pocos grados más alta que la de su madriguera aislada y solo respiran dos veces por minuto. Esta es una forma tan extrema de sobrevivir los meses gélidos que algunas marmotas nunca se despiertan y entran en un sueño.



Otra criatura alpina tiene un método diferente para sobrevivir a estas condiciones invernales en su guarida. A la mayoría de nosotros no nos importaría tomarnos unos días libres del trabajo para acurrucarnos en casa con nuestros bocadillos favoritos durante esas tormentas de invierno. Los pikas trabajan incansablemente en el verano para almacenar comida seca, o montones de heno, en sus madrigueras. Su grueso pelaje y alto metabolismo los mantiene calientes mientras sobreviven solos a los elementos desde la seguridad de su guarida. ¡Como hazaña impecable, estos animales que no son más grandes que una patata tienen que encontrar comida suficiente para durar nueve meses y mantener sus guaridas aisladas por sí mismos! La resiliencia de Pikas demuestra que son algunos de los sobrevivientes de invierno más duros y lindos.

Como humanos, algunos de nosotros optamos por ponernos capas durante el frío y aventurarnos en la nieve, mientras que otros eligen el calor de su hogar. No importa cómo te las arreglas en invierno, recuerda las hazañas extremas de nuestros amigos peludos y estoy seguro de que sentirás aprecio.



Tayler Branson es Naturalista en Walking Mountains Science Center. Su método preferido de supervivencia invernal es resistir los elementos con sus bocadillos favoritos de la misma manera que lo hace el pika.

Artículo traducido y editado por Josué González, Coordinador de Mercadeo e Impacto para EVOM y Walking Mountains Science Center.

 


Support Local Journalism