Celebrate the Beat regresa a las escuelas del condado de Eagle con gran energía e impacto | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Celebrate the Beat regresa a las escuelas del condado de Eagle con gran energía e impacto

El programa de YouthPower365 ayuda a que estudiantes de nivel primaria conozcan la danza, lo que ocasiona un crecimiento y confianza generalizados

Ali Longwell
Traducido por Edgar Arroyo
Los y las estudiantes actúan en la Escuela Primaria de Avon como parte del espectáculo de Celebrate the Beat.
Sean Naylor/Vail Daily

Después de una breve pausa debido a la pandemia, Celebrate the Beat regresó a las escuelas del condado de Eagle este año, trayendo consigo una oportunidad única para que los y las estudiantes se muevan, se expresen y adquieran un conjunto de valiosas habilidades para la vida.

CTB o Celebra el Ritmo (en español) es un programa estatal que presenta el baile a los estudiantes. Si bien ha estado en el condado de Eagle durante 14 años, en agosto de 2020, el capítulo local se convirtió en parte de YouthPower365 de Vail Valley Foundation.

“CTB del Condado Eagle representa nuestra misión en YouthPower365”, escribió Sara Amberg, directora ejecutiva de YouthPower365, en una declaración escrita al Vail Daily. “Nuestro programa educa, inspira y empodera a los y las jóvenes. Niños y niñas se emocionan en este programa de una manera que no lo pueden hacer en ningún otro entorno. Sienten confianza y creatividad. Es una chispa que dura todo el año escolar y en años futuros”.



Este último semestre, CTB del condado de Eagle dio servicio a más de 400 estudiantes en tres escuelas primarias. Típicamente un programa de 10 a 12 semanas, también llevó a cabo su primer programa de un año en una de las escuelas, la Escuela Primaria de Edwards. CTB también tiene un programa extracurricular llamado Dream Team, para estudiantes que quieren bailar más.

Los y las estudiantes tuvieron la oportunidad de realizar Celebrate the Beat Pop Hop Camp en el Festival de la Danza en Vail el verano pasado.
Christopher Duggan/Foto cortesia

Kris Ashley es la gerente senior de CTB en YouthPower365 y ha sido parte del programa del condado de Eagle durante ocho años.



Al describir el programa, Ashley dijo que es simplemente “acción sin descanso”.

Las directoras invitan a CTB a las escuelas con el apoyo de sus docentes. Ashley, junto con su maestra artista asistente y un músico en vivo, acude a las escuelas una vez a la semana durante aproximadamente 12 semanas.

Durante ese único día a la semana, diferentes salones y niveles de grado se unen a CTB en diversas actividades. Ashley dijo que esto incluye cosas para poner en marcha su ritmo, ejercicios de calentamiento, retos de baile, aprender nuevas coreografías, con cada minuto “planeado para el éxito” y preparándose para una presentación en vivo.

A lo largo de estas doce semanas más o menos, “comenzamos a conocer de verdad a los niños, sus nombres, cuáles son sus necesidades y así podamos hacer planes en la clase para saber en cuál nivel se encuentran y luego desafiarlos lo suficiente para que tengan éxito” —dijo Ashley—.

La semana pasada, las primarias de Avon y Red Hill tuvieron sus últimos shows en vivo. La actuación de la Primaria de Edwards está programada para el 10 de mayo en Battle Mountain High.

Durante sus ocho años enseñando a los estudiantes del condado de Eagle con Celebrate the Beat, ella ha podido compartir su pasión por la danza y también ver el impacto en general que puede tener.

“De verdad que es un programa especial y único, donde todos los niños de la clase asisten al programa, así como también sus maestras”, dijo Ashley. “Tiene un impacto profundo en todas las personas, desde alguien que podría tener un rendimiento académico más bajo hasta otra persona que sobresale en el salón de clases, hasta la maestra: todos están aprendiendo en la clase y, por lo tanto, es emocionante ver el impacto.”

Específicamente, Ashley dijo que el programa tiene un impacto profundo en la confianza y autoestima de cada estudiante.

“Muchos de los participantes están aprendiendo a bailar por primera vez y se están acostumbrando a cómo se mueve su cuerpo y cómo se expresa”, dijo Ashley. “Y una vez que se sienten libres para expresarse en el ambiente seguro que creamos, simplemente los empodera y afecta su autoestima y confianza”.

Estas habilidades, agregó, son importantes para todos los aspectos de sus vidas, ya sea que tengan interés en la danza o no.

“Estamos formando líderes en nuestras aulas y estamos formando humanos en nuestras aulas”, dijo. “Simplemente los invitamos a salir de su zona de confort, probar algo nuevo, y cuando encuentran el éxito, eso los lleva a intentar lo mismo en otras áreas de su vida, y con algo que podría darles intimidación o que sientan no poder hacerlo bien, podrían tener más disposición a intentarlo, porque pueden tener ese éxito con el programa CTB”.

Este impacto, agregó Ashley, se extiende mucho más allá de los grupos y de ella misma y de la comunidad.

“En general, siempre trae tanta alegría a las escuelas, a la comunidad, a nosotros como artistas docentes, lo extrañamos tanto como ellos”, dijo Ashley. “Aprendemos tanto cada año y cada semestre en cada escuela, con cada niño porque ninguna clase es igual. Cada niño o niña tiene diferentes sentimientos y emociones que trae a la escuela todos los días, lo que hace que cada día sea único y especial”.

La oportunidad y el valor de CTB fue aún más importante este año cuando el programa continuó y los estudiantes regresaron a una experiencia de aprendizaje más normal.

“Definitivamente hay una necesidad de ello; se puede ver que los niños tienen muchas ganas de estar allí. Fue realmente difícil estar lejos por un tiempo”, dijo Ashley. “Definitivamente los vi y cómo se vieron afectados por estar lejos el uno del otro y estar lejos de la estructura del programa”.

Al principio, este año, Ashley dijo que algunos estudiantes tenían dificultades para volver al programa y dar la energía que requiere después de una pausa en la actividad organizada y extracurricular. Eventualmente, sin embargo, los y las estudiantes participaron más y trajo mucha alegría al salón de clases, dijo.

“La alegría que tenemos juntos cuando todos trabajamos por este objetivo común de armar una gran producción, lo que no suele suceder en las artes, poder trabajar juntos de esa manera fue único porque todo fue tan independiente durante esos 15, 18 meses”, dijo Ashley. “La comunidad de eso y la alegría que trajo fue muy, muy necesaria (este año)”.

 


Support Local Journalism