El campus de Colorado Mountain College en Edwards abre una alacena con alimentos sin coste para estudiantes con la ayuda de The Community Market | VailDaily.com

El campus de Colorado Mountain College en Edwards abre una alacena con alimentos sin coste para estudiantes con la ayuda de The Community Market

Gracias a una asociación entre el Community Market (TCM) y Colorado Mountain College del Valle de Vail, ahora estudiantes pueden acceder a alimentos nutritivos sin coste y sin tener que salir del campus, según un empleado de TCM.

El Martes, 14 de Enero, marcó el comienzo del Community Market at CMC, una pequeña pero bien estoqueada dispensa de alimentos gratuitos en el piso principal del campus de Edwards.

Según su sitio web, el Community Market, un proyecto de Eagle Valley Community Foundation (EVCF), se esfuerza por “mejorar el acceso a la comida saludable” para todos y todas en el Condado de Eagle.

Bridget Bradford, Asistente del Desarollo y Administradora de la Oficina para EVCF, dijo que el comienzo de la dispensa de alimentos se les ayudará en lograr esa meta.

“Los estudiantes y el personal han estado muy emocionados tener una dispensa de alimentos disponible,” dijo ella. “Nosotros vimos muchas sonrisas y nos sentimos la gratitud.”

Más que 100 estudiantes visitaron a la dispensa solo en la primera semana, Bradford dijo.

Vice Presidente y Dean del Campus de CMC del Valle de Vail, Dr. Marc Brennan, dijo que los números de la primera semana muestran que los administradores tomaron la decisión correcta en proveer recursos y apoyo para ayudar a que este servicio sea una realidad.

“Claramente este es un asunto que está afectando a nuestros estudiantes y, sabes que, nuestra facultad y nuestro personal están totalmente de acuerdo con esto porque ellos también pueden ver que es un desafío para nuestros estudiantes,” dijo.

Por ahora, la dispensa de alimentos está abierto en Martes y Miércoles de 3:30-6:30 p.m. en la sala 114. Brennan dijo que estas horas fueron cuidadosamente seleccionadas para reflejar los momentos en que el mayor número de estudiantes están en el campus a la vez.

“En Miércoles por la tarde, ofrecemos nuestros cursos de Inglés como idioma segunda,” dijo. “Así también hay una oportunidad de llegar a más miembros de la comunidad que potencialmente no veríamos [en otros días].”

En consonancia con los valores de TCM, “alrededor de la mitad de los alimentos en la dispensa son productos frescos, comidas preparadas y bebidas sanas” y la otra mitad es de alimentos no perecederos, dijo Bradford.

Brennan dijo que estuvo sorprendido cuando aprendió del equipo de TCM que aproximadamente 16 porcentaje de los residentes del Condado de Eagle tienen dificultades en comprar suficiente comida de buena calidad.

Dijo que esta estadística, combinada con el hecho de que casi todos los estudiantes de CMC en el campus de Edwards viven localmente, le hizo darse cuenta de lo importante que era tomar medidas.

“Para ser honesto, me sorprendió totalmente,” dijo él. “Cuando escuchas ese tipo de información, es una llamada a la acción, no? Y realmente quieres ayudar de cualquier manera que puedas. Y en ese momento, me di cuenta del impacto que [esta tema] tiene en nuestros estudiantes…es enorme.”

La presencia de la inseguridad de comida entre los estudiantes de CMC no sorprendió a Bradford, quien fue un estudiante allí. Ella dijo que, para los estudiantes, el coste de los libros y cursos se agrava por el alto coste de vivir en el valle.

“Como graduado en estudios de sostenibilidad de CMC, he experimentado y sido testigo de la necesidad de una despensa de alimentos gratuitos en el campus”, dijo Bradford. “Esta brecha ha sido visible durante mucho tiempo, y afortunadamente la infraestructura está ahora en su lugar para satisfacer la necesidad.”

Bradford dijo que los estudiantes estaban emocionados para participar cuando aprendieron más y conocieron a los miembros del equipo de TCM.

“Los estudiantes han expresado gratitud, sorpresa y incluso han ofrecido su participación como voluntarios dispuestos,” ella dijo. “Algunos estudiantes ya fueron familiar con nuestro almacén en Gypsum y estaban feliz por ver nuestra presencia en el campus.”

Uno de estos voluntarios estudiantiles es William Schmick, quien ha estado participando como voluntario con el Community Market durante bastante tiempo. Schmick dijo que está contento de servir como voluntario principal y enlace a la comunidad de CMC, guiando sus compañeros por los opciones de productos frescos en la dispensa.

Brennan y Bradford estuvieron de acuerdo en que Schmick ha sido un activo importante para la operación.

“Alguien siempre está allí mientras que este abierto y Billy [Schmick], uno de nuestros estudiantes, está frecuentemente allí también,” dijo Brennan. “Una de las cosas beneficiosas sobre eso es que es una muy buena oportunidad para hacer conexiones.”

Schmick describió su papel con el Community Market en CMC como “animador principal para tomar más,” y estuvo de acuerdo con Bradford en que la necesidad entre los estudiantes va más allá de lo que muchos pueden darse cuenta.

“Los estudiantes tienen hambre, frecuentemente entre trabajos o cursos, y lo de comprar comida muchas veces significa sacrificar salud por conveniencia y accesibilidad financiera,” dijo Schmick.

Lograr el objetivo ambicioso de The Community Market de mejorar acceso a la comida saludable para todos en el valle significa hacer comida sana tan asequible y disponible como los baratos y grasientos alternativos, dijo.

“Aunque el Community Market hace un excelente trabajo en alcanzar por todo el valle, estudiantes pueden tener dificultades en arreglar sus horarios de la escuela y el trabajo para encontrar un bus a uno de nuestros mercados,” dijo él.

TCM tiene semanales mercados de alimentos gratuitos en varias ubicaciones por todo el valle – de Avon a Dotsero. Colocar un mercado similar en CMC es una forma innovadora de hacer que la buena comida sea más accesible para los estudiantes que necesitan nutrir adecuadamente sus cuerpos para que puedan alcanzar todo su potencial académico, dijo Brennan.

“El estrés que se asocia con tener hambre o preocuparse de dónde saldrá tu próxima comida no te ayudará en tus estudios para nada,” dijo. “Sabemos que las personas vienen a CMC porque quieren cambiar sus vidas o mejorar sus vidas, así que sólo estamos tratando de eliminar cualquier barrera para hacer eso”.

Para Schmick, sus estudios en CMC enfoquen en negocios de sostenibilidad. También trabaja con el equipo de cero residuos con el centro científico de Walking Mountains. Schmick dijo que su pasión por prácticas empresariales sostenibles se le da una perspectiva diferente sobre el desperdicio de alimentos en lo que se refiere al acceso a los alimentos.

“Encontré que, como muchos lugares en los EEUU, hay bastante comida en el valle. El problema es la distribución,” dijo. “Como estudiante de negocios de sostenibilidad, las externalidades resultantes de la ineficiencia distribucional me interesan”.

“La idea de que la comida es escasa es una ficción creada por la gente que quiere que la compres antes de que la necesites, la guardes en tu nevera y, después de que se vaya mal, tires la mitad en la basura,” agregó él.

Según su sitio web, la mayoría de los alimentos de TCM son ‘rescatados’ de granjas, supermercados y restaurantes locales donde de otro modo se habrían desperdiciado.

Participar como voluntario con ellos da a Schmick una oportunidad de trabajar en la intersección de sistemas de alimentos y la justicia de alimentos, aprendiendo del equipo de TCM y buscando por potenciales soluciones en su propia comunidad, dijo.

“Hasta que los medios de producción de alimentos frescos y saludables sean considerados como un bien público y protegidos por el entendimiento de que la alimentación es un derecho humano básico, el Community Market en CMC continuará redistribuyendo las sobras del valle,” dijo Schmick.

Schmick dijo que alienta a cualquier persona interesada en aprender más sobre estos temas a considerar el voluntariado como una manera de ampliar sus conocimientos de sostenibilidad mientras que también se involucra con otros estudiantes y miembros de la comunidad de una manera significativa.

“Vail es un ambiente increíblemente acogedor, y no me tomó mucho tiempo darme cuenta de que muchas de las personas que me han ayudado aquí necesitan ayuda a sí mismas,” dijo.

“Todos necesitamos ayuda — a darla y recibirla, y todos necesitamos comida y pienso que participar como voluntario en un ambiente donde se satisfacen a esas necesidades es un buen y digno uso de mi tiempo.”

Voluntarios estudiantiles son bienvenidos a conectarse con info@eaglevalleycf.org para averiguar como pueden ayudar en crear una cultura más sostenible en su campus, dijo Bradford.

Kelli Duncan es una reportera independiente con sede en Chicago, Illinois. Ella ayuda a ejecutar una columna mensual para Eagle Valley Community Foundation después de trabajar con ellos durante un año como un miembro del programa de AmeriCorps VISTA.


Vail Vida Latina


See more