<strong>La clase de patinetas en Red Canyon cubre un amplio espectro de cursos que se basan en proyectos</strong> | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

La clase de patinetas en Red Canyon cubre un amplio espectro de cursos que se basan en proyectos

John LaConte
Traducido por Edgar Arroyo
Los miembros de la comunidad se reúnen en la preparatoria Eagle Valley en Gypsum el jueves para examinar un nuevo diseño para el parque de patinetas en Gypsum. Una clase de la preparatoria Red Canyon ha estado trabajando para mejorar el parque existente en Gypsum.
John LaConte/Vail Daily

Cuando la maestra local Kendall Van Valkenburg y el parque de patinaje en Gypsum fueron noticia nacional a principios de este año en PBS, un pequeño detalle no apareció en el artículo, que se centraba en la innovadora clase de patinaje de Van Valkenburg.

Muchos de los estudiantes faltaron ese día cuando la clase estaba programada para visitar el parque de patinetas en Gypsum.

Van Valkenburg es maestra en Red Canyon High, una escuela preparatoria alternativa de aprendizaje expedicionario que utiliza modelos en base a proyectos en la clase.



Al unirse al personal de Red Canyon hace tres años, Van Valkenburg ya había determinado que una clase de patinetas podría ser una buena opción para el aprendizaje basado en proyectos de una clase que había enseñado en la escuela secundaria Gypsum Creek.

La misión original de la clase era identificar cómo las identidades individuales de los estudiantes podrían mejorar a su comunidad y, dado que se trataba de una clase de patinaje, esa tarea implicaba un examen de cómo la identidad compartida de los estudiantes como patinadores podría mejorar positivamente su entorno. Comenzaron a visitar diferentes parques de patinaje para identificar el impacto positivo que esos parques tenían en sus comunidades.

Support Local Journalism




“Nos dimos cuenta de que se da esta tutoría natural, este autocontrol que se produce, y es un lugar donde las personas pueden asumir riesgos, aprender de estos mismos, desarrollando resiliencia y teniendo interacciones con personas mayores y jóvenes que no necesariamente se cruzarían en sus caminos en otras situaciones”, dijo Van Valkenburg. “Estábamos visitando diferentes parques de patinaje y viendo cómo se manifestaba esto, y cuando llegué a Gypsum con los jóvenes, muchos de ellos no asistieron a clase ese día”.

El parque de patinetas de Gypsum se construyó en 2001 y está ubicado cerca de la Biblioteca Pública.
Foto cortesia

Van Valkenburg pronto tuvo una nueva misión para su clase: descubrir qué faltaba en el parque de Gypsum. Ella comenzó a pasar más tiempo allí.

“Me di cuenta de que muchos de los jóvenes que tenían la edad suficiente para manejar preferían visitar el parque en Edwards”, dijo. “Entonces, esa tutoría natural se termina en el octavo grado (para el parque de patinaje de Gypsum)”.



Luego, la clase dio un giro para estudiar el aspecto social de qué tipo de rediseño del parque de patinaje haría que más personas quisieran pasar más tiempo en el parque en Gypsum.

“Durante la primavera de 2022, comenzamos a hacer toda la investigación sobre lo que se incluye intencionalmente en los parques de patinaje para crear la cultura que buscábamos”, dijo Van Valkenburg.

En una parte de educación cívica del curso, los estudiantes visitaron el Ayuntamiento de Gypsum para ver si había interés en el consejo para rediseñar el parque de patinaje. El consejo comprometió fondos para el diseño y los estudiantes redactaron una solicitud de propuesta.

Se seleccionó a Grindline Skateparks, y luego la parte de matemáticas y ciencias de la clase comenzó a tomar forma.

El jueves, Grindline realizó una jornada de puertas abiertas en Gypsum para mostrar un posible concepto de parque.

“Les mostramos cómo usamos la geometría, cómo usamos las matemáticas durante el diseño de la construcción, cómo usamos el teorema de Pitágoras y cómo leer los documentos de construcción”, dijo Matt Fluegge de Grindline.

Fluegge dijo que Grindline a menudo visita las escuelas para hablar sobre los parques de patinaje, pero generalmente solo para una charla de un solo día.

“Esta es la primera vez que tenemos estudiantes tan involucrados en todo el proceso”, dijo Fluegge. “También asistieron a la reunión de lanzamiento del proyecto, que normalmente hago solo con el personal del pueblo, donde hablamos sobre el objetivo del proyecto, las inclusiones y exclusiones del alcance, el presupuesto y la topografía del sitio. Así que hicimos nuestra charla habitual, pero luego nos deteníamos y les explicábamos a los jóvenes de qué estábamos hablando. Fueron muy receptivos y se veían realmente interesados”.

El jueves, en una reunión con los estudiantes de Red Canyon, “profundizamos en una hoja de presupuesto de Excel”, dijo Fluegge.

La física y la educación física también son componentes obvios de la clase, y “en enero y febrero, manejaremos peticiones de ayuda económica”, dijo Van Valkenburg. “Esa es nuestra clase de inglés”.

Van Valkenburg dijo que, si bien tenía la sensación de que andar en patineta podría ayudarla a participar en una serie completa de cursos, la clase en sí misma ha evolucionado orgánicamente.

“He tenido mucha ayuda”, dijo. “Estamos trabajando en ello a medida que van surgiendo las cosas y desarrollamos un aprendizaje verdadero, auténtico y basado en proyectos”.


Support Local Journalism