Promoviendo un Sistema de Comida Comunitaria: El Mercado Comunitario y Austin Family Farm | VailDaily.com

Promoviendo un Sistema de Comida Comunitaria: El Mercado Comunitario y Austin Family Farm

Austin Family Farm se está juntando con El Mercado Comunitario para mejorar acceso a productos locales para personas de bajos ingresos en el Condado de Eagle

Glenn Austin comenzó su granja familiar como un pequeño huerto en 1993, pero la agricultura ha sido parte de la historia de su familia que se remonta a la década de 1700.
Kelli Duncan

Cuando uno se visita a Austin Family Farm en Paonia, está inmediatamente aparente que su operación es uno arraigado en valores fuertes de familia, comunidad y sostenibilidad medioambiental.

La familia Austin siempre ha creído en apoyar su comunidad a través de la educación de la comida. Por esta razón, fue una decisión fácil para ellos empezar de trabajar con El Mercado Comunitario, un proyecto del alivio de hambre local, para mejorar acceso a la fruta y verdura local para personas de bajos ingresos en el Condado de Eagle.

El legado de la familia Austin: innovación and tradición

El patriarca y propietario de la granja, Glenn Austin, comenzó la granja como un pequeño huerto en 1993, pero la agricultura ha sido parte de su historia familiar desde los años 1700. 

“Mi antepasado luchó en la guerra revolucionaria y recibió una subvención de tierra en Tennessee donde yo me crecía,” dijo Austin. “Mi familia ha estado cultivando la tierra desde entonces y mi hermano aun tiene la granja en esa propiedad en Tennessee.”

Aunque mucho de sus equipos agrícolas se remonta a los años finales de los 1800 o los principios de los 1900, su dedicación en crear nuevas variedades de semillas y cultivar productos nutritivos y de buena calidad mantiene a sus clientes pidiendo por su producto por nombre.

“Hay un nivel de ciencia (con este trabajo) y también es un arte y el arte es por lo que te esfuerzas,” Austin dijo. “Si me das papel y un pincel, no soy un artista para nada. Pero con semillas y tierra, me gusta pensar que soy.”

Esta yuxtaposición de experimentación y tradición es ilustrado en la hilera de nuevos árboles de avellana, plantados justo al lado de una hilera de ejotes cuya variedad de semilla ha estado en la familia Austin por generaciones.

Glenn Austin recorre su huerto de manzanas, donde utiliza una técnica llamada injerto para crear variedades únicas de manzana.
Kelli Duncan

“Mi abuela recibió esta variedad de ejote para su boda,” dijo él. “Su tía le dio un pequeño pañuelo con un par de semillas de ejote adentro como regalo de boda, así es como eran pobres.”

Austin nunca olvidó de su origen humilde, lo que dijo que le enseñó el valor del trabajo duro en una edad muy joven. Se fue a la escuela y obtuvo un título en la agricultura, más tarde obtuvo una maestría también.

Después de trabajar cuatro años con la Compañía de Químicos Agrícolas de Monsanto, Austin decidió que el iba a manejar su granja en una manera diferente. Decidió usar menos químicos y, en vez de eso, confiar en métodos más naturales para mantener su tierra y sus plantas saludable.

Respetando los ciclos naturales y la importancia de comer local

“Cuando usamos ‘cultivos de cobertura,’ estamos mejorando la tierra en una manera natural. Ves que, aquí, estamos usando legumbres,” el dijo mientras que señaló a las plantas rebeldes creciendo en la base de sus árboles de chabacano. “Están produciendo el nitrógeno y los nutrientes para los árboles para usar así, básicamente, estamos cultivando nuestra propia salud de tierra en vez de tener que comprar un fertilizante químico.”

Hasta las pequeñas tijeretas, Austin tiene respeto para cada parte del ciclo biológico que ha apoyado la agricultura en el Valle de North Fork para generaciones.

“No andamos matando a algo simplemente porque en algún momento puede ser dañino, porque también puede ser una cosa muy beneficial,” dijo Austin. “Los rancheros convencionales son convencidos que si no usaran todos los fertilizantes y químicos, que te morirías de hambre porque no podrían cultivar bastante comida para todos. Pero hay algo llamado alimentos densos de nutrientes que va mucho más allá en la alimentación de la gente.”

Según un artículo escrito por la Asociación de Comida Bionutriente, “La densidad de nutrientes es el producto final de un sistema biológico altamente operativo, donde el cultivo cosechado tiene una cantidad mediblemente mayor de un amplio espectro de diferentes minerales, vitaminas, fitonutrientes y antioxidantes que sus contrapartes.”

“Esto es lo que me gusta ayudar a lo demás entender, no tienes que tener las cosas que se ven perfectas de las tiendas pero que saben a cartón,” Austin dijo. “Puedes tener algo que realmente tiene un gran sabor y un alto valor de nutrientes, pero que tal vez tiene algunos defectos.”

Los chabacanos son uno de los productos que El Mercado Comunitario ordena de Austin Family Farms.
Kelli Duncan

Austin dijo que el producto que normalmente vemos en las tiendas, lo que ha sido enviado desde cultivadores grandes de todo el país, tiene menos sabor porque los granjeros son obligados a cosechar los productos más temprano para que duren más tiempo. Por esta razón, las grandes empresas de agricultura frecuentemente usan aditivos químicos de sabor para asegurar que el producto aun sabe bien al cliente.

“Así para mantenerlo barato, la mayoría de la comida que compras en la tienda ha viajado alrededor de 1.200 millas para llegar en esa tienda,” Austin dijo. “…Lo que intentamos hacer es muy simple. No cosechamos la fruta hasta que este lista, la cosechamos cuando está madura – cuando debe estar cosechado.”

Directora de Sistemas de Comida para El Mercado Comunitario, Kelly Liken, entiende el valor de comer local por su experiencia como chef profesional. Sin embargo, comprar productos locales en los mercados de los granjeros en el Condado de Eagle puede ser económicamente difícil para las familias de bajos ingresos.

Por esta razón, Liken lo hizo una prioridad de asegurar que los clientes que vienen al Mercado Comunitario tienen acceso a alimentos locales y densos de nutrientes.

“La fruta y verdura local significa algo profundo para mí,” Liken dijo. “Estamos reuniendo una comunidad y manteniéndola sostenible cuando comemos local. Estamos comiendo alimentos que se pretenden comer en esa temporada y, por lo tanto, somos parte de crear y nutrir un sistema de alimentos comunitario auténtico y real.”

Familia y comunidad

Austin ayuda al Mercado Comunitario por juntar productos de su granja y las granjas de sus vecinos y venderlos a ellos a un precio reducido de un dólar por libra. Actualmente, El Mercado Comunitario está recibiendo entre 750 y 1000 libras de fruta y verdura del Valle de North Fork cada semana con la ayuda de Austin Family Farm.

“Austin Family Farm ha llegado a ser el compañero perfecto para nosotros aquí en El Mercado Comunitario,” Liken dijo. “La familia Austin sinceramente cree en lo que estamos haciendo y hemos tenido mucha suerte tenerlos aquí trabajando con nosotros por todo el verano para solucionar un gran desafío de distribución.”

La familia y la comunidad son importantes a los Austins. La granja está manejado completamente por la familia Austin, excepto en la temporada de cosecha cuando contratan a niños de la escuela secundaria para ayudarles.

Una de las voluntarias de El Mercado Comunitario, Sandy Brumley, almacena productos de Austin Family Farm para su distribución.
Kelli Duncan

Además de su asociación con El Mercado Comunitario, Austin y su esposa, Tony, abren su hogar a alrededor de 30-60 estudiantes cada semana para mostrarles la granja y enseñarles sobre la agricultura.

“Pues, una de las razones que estamos aquí en Colorado es porque nos da gusto ayudar a lo demás,” Austin dijo. “Me alegro de que puedo hacer una diferencia en la salud de la gente y al mismo tiempo ganarme la vida para mí y para mi familia.”

Para Austin, la granja siempre ha significado mucho más que ganarse la vida. Ha sido una manera de conectar con la tierra para crear algo valioso, un legado para dejar a sus nietos.

“Tengo cuatro generaciones en esta granja ahora,” Austin dijo. “Yo soy el primero, entonces hay mi hija, tres nietos y dos bisnietos y ellos tienen cinco y tres años. Pero, ves que eso hace una diferencia. Tienes mucho invertido. Cuando tienes vida invertida, el dinero no se importa.”