Punto de vista de los jóvenes: Aprender y Crecer en el Extranjero | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Punto de vista de los jóvenes: Aprender y Crecer en el Extranjero

Addison Maurer
Battle Mountain High School

En mi segundo semestre de mi segundo año en BMHS, viví en Medellín, Colombia durante 6 meses. Fueron los 6 meses más difíciles pero más increíbles de mi vida. Tenía 15 años y quería vivir algo nuevo. Quería mejorar mi español y aprender más sobre un lugar nuevo y su cultura.

Llegué en Enero y comencé el colegio al día siguiente de llegar. A pesar de que tomé clases de español la mayoría de mi vida, mi español era deficiente. Fui a un colegio donde casi nadie hablaba inglés. Todas mis clases fueron en español: matemáticas, ciencia, historia, religión y arte. También, vivía con una familia que no hablaba nada el inglés. Al principio, mi situación fue muy difícil porque no podía tener conversaciones básicas con mi familia anfitriona.

En mi primer día de clases, entré y tenía un nudo en el estómago. Estaba tan nerviosa y asustada. Cuando me senté, mis compañeros empezaron a hacerme preguntas, pero estaban hablando demasiado rápido y yo era demasiado tímida para responder.



Pasaron unos días y todavía era callada y tímida. No hablé con mis compañeros porque me avergonzaba que se burlaran de mí por mi español. Un día en la escuela, un niño empezó a hablarme y yo no respondí. Esperé un momento y luego comenzó a hablarme perfectamente en inglés. Fue la primera persona que conocí que hablaba inglés. El año anterior, él se había ido de intercambio a Canadá. Después de hablar, me presentó a más personas y me ayudó a traducir algunas palabras. Me ayudó a practicar mi español y me corregía cuando me equivocaba.

Después de algunas semanas de estar con él y sus amigos, me sentía más cómoda hablando español y mejore rápidamente. Estaba entendiendo más el material del colegio y mis calificaciones mejoraron.



Al comienzo de mi viaje, estaba tan nerviosa que la gente se burlara de mi español, pero en realidad, solo quisieron ayudarme. Todos me ayudaron con mi español y yo los ayudé con su inglés.

Después de dejar mi zona de comodidad en el colegio y ser más vulnerable al conocer gente nueva, aprendí que soy más fuerte de lo que creo y puedo ser independiente. Me ayudó a darme cuenta de que no debería sentirme insegura. Sin embargo, debería aceptar mis diferencias y tener confianza en mí misma. Me enseño que tengo la capacidad de adaptarme a una cultura nueva, personas nuevas, un idioma nuevo y una forma de vida nueva. Sobre todo, esta experiencia me enseño que soy la fuente de mis propias experiencias y de mi felicidad.


Support Local Journalism