Residentes de Eagle River Village dicen que agua del grifo sabe, huele y se ve mal | VailDaily.com

Residentes de Eagle River Village dicen que agua del grifo sabe, huele y se ve mal

David Williams
Traducido por Kelli Duncan
Según un estudio del 2017 de 243 hogares en el parque, realizado por la Cruz Roja Americana, el Vail Valley Salvation Army, Our Community Foundation, AmeriCorps y otros, "Sin agua potable" fue catalogado como la preocupación principal para los residentes de Eagle River Village.
Chris Dillmann | cdillmann@vaildaily.com

Nota del Editor: Esto es el primer en una serie en curso de artículos sobre el asunto de la calidad del agua en el Condado de Eagle.

Uno de los barrios más populosos en uno de los condados más ricos en Colorado – el Parque de las Casas Móviles de Eagle River Village – tiene algunas de las aguas más sucias del estado, según numerosos residentes actuales y anteriores del parque en Edwards.

Más que una media docena de residentes, hablando con el Vail Daily con la condición de anonimato por miedo de represalias por los propietarios del parque, dijeron que su agua del grifo es imbebible porque se ve, sabe y huele mal. Ellos dijeron que compran agua en botellas, lo cual es caro, para beber, cocinar y bañarse.

“No se puede tomar el agua; es sucia, no solamente en el color pero también en el olor,” una mujer dijo. “No uso el agua ni siquiera para cocinar y gasto mucho dinero en las botellas de agua de cinco galones. No es solo el dinero, pero también estoy usando mucho plástico.”

Hay 381 casas móviles en el parque por los dos lados de la carretera, U.S. 6, en el extremo oeste de Edwards, y está estimado que más de 2.000 personas lo llaman hogar hoy en día. Eagle River Village es su propio proveedor de agua, utilizando un sistema de pozos que fue construido en los 1980s.

“El agua definitivamente no es potable, y tiene como mucho sarro,” otra mujer dijo. “Después de bañarse, se puede ver el sedimento que queda. Una mujer que conozco tuvo que vender su traila porque a su hija le saldrían estas ampollas cada vez que la bañaba en el agua.”

Según un estudio de 2017 de 243 hogares en el parque, realizado por la Cruz Roja Americana, el Vail Valley Salvation Army, Our Community Foundation, AmeriCorps y otros, “Sin agua potable” fue catalogado como la preocupación principal para los residentes de Eagle River Village.

Casi 90 porciento de los residentes de Eagle River Village son dueños de sus trailas pero pagan tasas de alquilamiento de tierras, o rentas, de hasta $1.300 cada mes para un lote de doble ancho en la tierra poseída por Ascentia Real Estate Holding Company en Littleton, Colorado. La renta ha subido regularmente alrededor de $350 al final de los 1990s a más que $700 cada mes en 2004. Ahora, 15 años después, la renta es casi el doble de eso.

“Una vez, compré un filtro y me costó como $1.000, $1.500 y solo tuvo la luz verde por como una semana y después se volvió roja que significa que ya no sirve, ya hay que cambiarlo,” un hombre dijo. “Yo diría que me gasto como $36-$40 cada mes en agua embotellada.”

Cumple con los estándares mínimos de seguridad

Mientras que reconocen las violaciones administrativas menores en 2016 y 2018 y un hallazgo de nivel de plomo elevado tan recientemente como 2014 que se ha resuelto desde entonces, los funcionarios del estado dicen que el agua en Eagle River Village cumple con los estándares mínimos de seguridad según la Ley de Agua Potable Seguro.

Pero eso no significa que no hay un problema “estético” con el agua en el parque, según Ron Falco, el director del programa de agua potable segura para el Departamento de la Salud Pública y Ambiente de Colorado.

“El escenario más probable es que habría algún tipo de minerales o sedimento o algo así,” Falco dijo. “Sabemos y entendemos bien que puede haber agua que es segura en términos de los estándares legales…pero que la gente no quiere tomarla debido al sabor o olor, y eso es un problema.”

Desde el hallazgo de plomo elevado en 2014, que nunca se subió al nivel de una violación oficial del estado, Falco dijo que los niveles de plomo en el sistema de agua en el parque han sido muy bajos y adentro de las normas aceptables. Pero, otra vez, si los residentes no están consumiendo el agua, Falco reconoce que eso es un problema – solo es que no es un problema que el estado tiene la autoridad regulatoria para atender.

“Es un problema porque la gente entonces podría no hidratarse lo suficiente,” dijo Falco. “Ellos podrían tomar otras decisiones como beber sodas con mucha azúcar, o tal vez tendrían que gastar más dinero en comprar agua en botellas para beber o cocinar.”

“Así no tenemos el mismo tipo de supervisión regulatoria en esos problemas estéticos con el agua potable, pero sí sabemos que esto es un problema y trabajaremos con los sistemas de agua para tratar de proveer asistencia para que puedan satisfacer mejor las necesidades de sus clientes,” añadió Falco.

Falco dijo que el estado se comunicará con Ascentia de nuevo y ofrecerá asistencia de sus “entrenadores de agua potable” que viajan por el estado tratando de mejorar la calidad de los pequeños sistemas de agua.

‘Cambios potenciales al sistema’

“Aunque la calidad del agua en Eagle River Village es limpia, segura y cumple con todos los estándares legales, actualmente estamos explorando cambios potenciales al sistema que mejorarían la naturaleza estética del agua,” dijo Marko Vukovich, vice presidente de gestión de activos para Ascentia. “Mientras tanto, nos complace proporcionar el mejor valor de vivienda en el valle a las familias trabajadoras del Condado de Eagle.”

La portavoz de CDPHE, MaryAnn Nason, dijo que el estado ha ofrecido anteriormente ayudar mejorar el sistema en Eagle River Village.

“Nosotros definitivamente…queremos proveer esta asistencia de entrenamiento y estar disponibles para apoyar, pero una cosa es que nosotros realmente tenemos que estar invitados y los sistemas (y también el condado) tienen que estar abiertos a trabajar con nosotros para proveer este entrenamiento,” dijo Nason.

Vukovich dijo que no sabía sobre los servicios de entrenamiento ofrecidos por el estado.

“No soy consciente de los ‘entrenadores del sistema’ proporcionados por el estado,” dijo Vukovich. “Sin embargo, estamos abiertos y damos la bienvenida a las aportaciones de cualquier recurso que pueda ser útil. Continuaremos trabajando con nuestros ingenieros para explorar las opciones de mantenimiento y mejorar sistemas que pueden ser consideradas en el futuro.”

El director saliente de la Salud Pública y Ambiente del Condado de Eagle Chris Lindley, quien va a encargarse de Eagle Valley Behavioral Health el 9 de Julio, dijo que el condado está muy abierto a mejorar el agua en el parque hasta estándares más altos. Observó que si hay cinco o más personas viviendo en cada traila en Eagle River Village, eso es aproximadamente 7 porciento de la población total del Valle de Eagle River.

“A pesar de que si el agua cumple con los estándares mínimos nacionales de la seguridad, si no huele bien y no se ve bien, eso no está adecuado para nuestra comunidad,” Lindley dijo. “Desde la perspectiva del condado, y con esto refiero a cualquiera comunidad – no solo a esta comunidad de casas móviles – no queremos que nuestros residentes, cuando ya es difícil vivir aquí económicamente, para estar gastando cualquier ingreso discrecional en agua básica para hacer cosas básicas como ducharse y cocinar…”

El estudio del 2017 también encontró que hay 2.52 niños en cada traila en el parque – o por lo menos 762 – lo cual es 7 porciento de la población total de niños que tienen menos de 16 años en el Condado de Eagle. Los residentes dicen que hay un sentimiento de impotencia en el parque.

“Como ex-residente, veía que no tenía derechos (viviendo allá), que mi voz nunca estaría escuchada – no solo por la administración pero me sentía como que nadie haría nada para Eagle River Village,” una mujer dijo, añadiendo que, hasta recién, los oficiales no eran consciente de los problemas del agua.

“Creo que los oficiales no eran conscientes del asunto porque la mayoría de los residentes de Eagle River Village son Hispanos – algunos de ellos no tienen documentación – y no les gustan hablar,” dijo la mujer.

“Cuando los residentes hablan, usualmente los echan en todo tipo de maneras. Eres apuntado por la administración – si te ven como una amenaza o si ven que eres un líder de la comunidad,” ella añadió. “Te quieren fuera. La gente está asustada.”