Un año muy difícil para la salud mental y el abuso de sustancias | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Un año muy difícil para la salud mental y el abuso de sustancias

Con personas enfrentando ansiedad, depresión, incertidumbre y problemas de abuso de sustancias, los proveedores de tratamientos y los pacientes tienen que adaptarse rápidamente al nuevo panorama de cuidado y apoyo virtual

Tom Lotshaw
Traducción por Edgar Arroyo
El trabajo en casa y el aislamiento social han hecho que sea más difícil saber si las personas están luchando contra la adicción, y los proveedores de tratamiento están colaborando y trabajando para encontrar maneras de hacer llegar, ofrecer servicios y ayudar a quienes lo necesitan en una región que durante mucho tiempo ha luchado contra los desafíos en salud mental y una escasez de proveedores para ofrecer el tratamiento. (Connor Home
Unsplash)

Nunca es fácil superar los problemas de adicción a las drogas. Este año ha sido particularmente desafiante para las personas que luchan contra el abuso de sustancias y para las que trabajan en ayudarlas a cambiar la situación.

A lo largo de la maratónica crisis de la pandemia, la pérdida de empleos, dificultades económicas, aislamiento, ansiedad, depresión y la incertidumbre se han extendido por Colorado y las comunidades de la montaña, aumentando los niveles de estrés para todos.

Al mismo tiempo, los proveedores de tratamiento para la salud mental y abuso de sustancias se han visto obligados a limitar el contacto en persona y cambiar rápidamente a brindar servicios virtuales.



Ha sido un año vertiginoso para los proveedores y sus clientes, coincidió Lisa Morton, coordinadora del Juzgado de resolución de problemas del 5to Distrito Judicial de Colorado, que trabaja para ofrecer tratamiento y supervisión a los delincuentes que luchan con problemas de abuso de sustancias en los condados de Clear Creek, Eagle, Lake y Summit.

En todo el estado, las llamadas telefónicas y los mensajes de texto a la línea de crisis de Colorado aumentaron más del 33% este año. Alcanzaron un récord de 24,843 en octubre, y el personal respondió a más de 800 por día.



“Con la pandemia en curso, la recesión económica, los desastres naturales y el malestar social, ha sido un año muy difícil en todo nuestro estado”, dijo Robert Werthwein, director del Departamento de Servicios Humanos de Colorado, en un comunicado de prensa del 23 de noviembre anunciando el número récord de llamadas de crisis. “No es necesario que le diagnostiquen abuso de sustancias o una afección de salud mental para estar sufriendo en este momento”.

Mientras tanto, en Internet abundan los memes sobre personas que beben o consumen drogas para hacer frente al estrés de la pandemia, lo que genera preocupación sobre la normalización de comportamientos potencialmente dañinos. El trabajo en casa y el aislamiento social han hecho que sea más difícil saber si las personas están luchando contra la adicción, y los proveedores de tratamiento están colaborando y trabajando para encontrar maneras de hacer llegar, ofrecer servicios y ayudar a quienes lo necesitan en una región que durante mucho tiempo ha luchado contra los desafíos en salud mental y una escasez de proveedores para ofrecer el tratamiento.

“En general, hemos visto un aumento en las personas que buscan servicios, lo cual es excelente porque demuestra que hemos reducido el estigma que existe en la comunidad para buscar ayuda”, dijo la Dra. Casey Wolfington, directora de salud mental comunitaria para Eagle Valley Behavioral Health.

Los proveedores de tratamiento están informando de un aumento en la preocupación del abuso de sustancias, así como casos más altos de recaídas para personas que ya tenían el problema. Además de existir un aumento constante en la cantidad de casos de abuso de sustancias que aparecen en la sala de emergencias del hospital, dijo Wolfington.

Una mezcla más bien tóxica

Para las personas que luchan contra el abuso de sustancias y buscan ayuda, la pandemia ha afectado enormemente su panorama de tratamiento. Muchas clínicas para pacientes hospitalizados han tenido que reducir su capacidad, mientras que la atención a pacientes, los servicios de consejería y los programas de apoyo se han vuelto prácticamente virtuales.

Una mujer de Aspen, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que tuvo una recaída durante las vacaciones de Acción de Gracias, y que rápidamente se encontró de nuevo en medio del consumo excesivo de alcohol. Tanto su esposo, como su médico y su consejero estaban tratando de encontrar un centro de tratamiento para recibirla. Pero incluso con un buen seguro, nadie podía hacerlo, lo que la obligó a seguir un programa agresivo de tratamiento con un consejero. “Fue increíblemente frustrante, y a fin de cuentas tuve que ir al Plan B y hacer mi propia rehabilitación”, dijo la mujer. “No puedo imaginar cómo sería si alguien viviera al borde”.

Las instalaciones para pacientes hospitalizados han tenido que seguir muchas de las mismas restricciones de capacidad para prevenir infecciones. En general, eso ha reducido la capacidad del sistema para tratamiento de pacientes hospitalizados, que ya de por sí enfrentaba escasez y es notoriamente caro y difícil de acceder para las personas, dijo Bradley Sjostrom, director de West Pines Behavioral Health cerca de Denver y presidente de la Asociación de Proveedores de Colorado, un grupo que representa a los proveedores de servicios en prevención, tratamiento y recuperación del abuso de sustancias en el estado.

Más personas están luchando contra la depresión, la ansiedad y el aislamiento social, dijo Sjostrom, quien lo calificó como un momento vulnerable para las personas que tienen problemas de abuso de sustancias. “Todo ha sido una mezcla bastante tóxica que ha hecho bastante daño a las personas”.

Para las personas que luchan contra el abuso de sustancias y buscan ayuda, la pandemia ha afectado enormemente su panorama de tratamiento. Muchas clínicas para pacientes hospitalizados han tenido que reducir su capacidad, mientras que la atención a pacientes, los servicios de consejería y los programas de apoyo se han vuelto prácticamente virtuales.

Bobby Ferguson, fundador y director de Jaywalker Lodge en Carbondale, un centro de tratamiento residencial de atención especial para hombres, dijo que la organización se expandió con una casa y un edificio adicionales al comienzo de la pandemia. Si bien no han tenido brotes entre los pacientes, el espacio adicional ha ayudado a algunos miembros del personal, muchos de los cuales son graduados del programa especial de tratamiento de Jaywalker, a ponerse en confinamiento según sea necesario para los casos aislados.

“No hay duda que la gente está estresada y la adicción está aumentando, al igual que los problemas de salud mental concurrentes. Estamos viendo una mayor demanda de servicios”, dijo Ferguson. “Es lamentable para los adictos que luchan en este momento porque hay menos oportunidades de continuidad y estabilidad en sus vidas”.

No es lo mismo con ZOOM

Recibir tratamiento hospitalario en Western Slope siempre ha sido un reto y ha sido particularmente difícil durante la pandemia, dijo Elizabeth Means, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro A Way Out (Una Salida). Pagar el tratamiento hospitalario siempre ha sido difícil y con frecuencia, está sujeto a complicaciones con el seguro.

A Way Out ofrece asesoría y evaluaciones, además de trabajar para asignar a las personas con servicios de tratamiento en los condados de Eagle, Garfield y Pitkin. También puede ofrecer becas para ayudar a pagar los servicios para que las personas se mantengan sobrias.

Cuando es necesario se apoyan de un programa escalonado, con 30 a 60 días de servicio para pacientes hospitalizados, seguido de vivienda para mantenerse sobrios o de transición y consultas regulares. La organización sin fines de lucro ayuda a cientos de personas cada año y más del 70% de sus clientes están sobrios después de un año. Tuvo su capacidad más grande en 2020, con un incremento del 20%.

“Pensé que diciembre sería muy tranquilo, pero hemos tenido más personas pidiendo ayuda que cualquier otro año”, dijo Means. Añadió que cada vez más personas parecen estar recurriendo al alcohol y las drogas para auto-medicarse y hacer frente al estrés de la pandemia, lo que califica a la adicción como otra pandemia por sí misma.

Los servicios para consulta de pacientes, la consejería y los programas de apoyo como Alcohólicos Anónimos han sido, durante meses, en gran parte virtuales.

Los programas como Zoom tienen beneficios, según dicen las personas que trabajan en el ramo y se espera que permanezcan en el panorama del tratamiento incluso aun después que termine la pandemia. Pueden hacer que sea más fácil conectarse con valiosos servicios, tanto cercanos como lejanos, eliminando la necesidad de viajar, buscar cuidado infantil o encontrar transporte para una reunión si no tienen automóvil o licencia para conducir.

Pero la tecnología también hace que algunos se pregunten si será tan efectiva como el trato en vivo para que las personas tengan una idea de su propio camino a la recuperación, hagan sus grupos y redes de apoyo y realicen los cambios al estilo de vida que son vitales para la sobriedad a largo plazo.

Ashley Connolly, consejera y educadora para sobriedad en Aspen, dijo que recuerda el impacto de ir a su primera reunión de sobriedad. “Lloré. Estaba rodeada de 20 mujeres que se acercaron para ayudarme, y eso puede ser difícil de hacer para algunas personas con Zoom”, dijo.

La comunidad es vital para la recuperación de las personas que enfrentan problemas de abuso de sustancias y es algo que se ha visto muy afectado por la pandemia. La desconexión por interactuar a través de una pantalla puede ser especialmente difícil para algunos recién llegados.

“Gran parte de la recuperación y el apoyo dependen de la comunidad, por lo que para las personas que ya lo tenían, puede que no sea tan importante”, dijo Wolfington. “Pero puede ser muy difícil usar una plataforma virtual si eres nueva en la recuperación. Puede que no tengas la misma profundidad en las relaciones. Cualquier apoyo es mejor que nada, y estoy agradecida que las comunidades estén encontrando la manera de conectarse virtualmente, pero puede que no sea suficiente para todos”.

Un paso en la dirección correcta

Morton dijo que comparte la preocupación, pero también ha visto éxitos. El Juzgado de resolución de problemas continúa graduando a los participantes y Morton dijo que no ha visto un aumento marcado en los casos o una disminución en su tasa de éxito. Pero los tribunales ordinarios estuvieron atrasados por la pandemia desde el principio, y el impacto total de la pandemia con las personas en el sistema judicial que luchan contra el abuso de sustancias probablemente no se conocerá durante algún tiempo, dijo.

Un participante del juzgado ha estado asistiendo a las reuniones de AA a diario, pero ha iniciado sesión en reuniones en todo el país, desde Kansas hasta Hawai. “Le está gustando mucho eso”, dijo Morton. También escuchó de la formación de grupos de apoyo para la sobriedad más diversos, de modo que mujeres y hombres más jóvenes y otras personas tal vez puedan encontrar grupos con los que puedan enlazarse y establecer relaciones más fácilmente.

Mary Anne Avery, propietaria de Alpine Springs, que ofrece tratamiento certificado por el estado para abuso de sustancias y clases de DUI en 14 condados y tres distritos judiciales en Colorado, dijo que ha escuchado de varios clientes que están usando la aplicación Sober Grid, que se anuncia a sí misma como la comunidad sobria en línea más grande del mundo, que ayuda a las personas a localizar a otras personas sobrias en su área para que se comuniquen. “Fue diseñada antes que llegara la pandemia y la gente le ha encontrado gran utilidad. Eso puede ser un paso en la dirección correcta”, dijo Avery.

Mientras tanto, la pandemia continúa, y no se esperan vacunas al público en general hasta la primavera o el verano.

Se espera que las personas que enfrentan problemas de salud mental y abuso de sustancias encuentren la manera de mantenerse positivas, exploren formas de afrontar el estrés de la pandemia que sean saludables y enriquecedoras, que se mantengan en contacto con familiares y amigos que también pueden estar luchando, desarrollen redes de apoyo y busquen ayuda profesional cuando sea necesario, antes que surja una crisis.

“Ha habido un marcado aumento de personas que sufren problemas de salud mental, o un aumento en la intensidad de sus problemas debido a la pandemia, y eso incluye el abuso de sustancias. Siempre ha sido un gran problema en este valle específicamente”, dijo Chris Rieder, director del programa Mind Springs Health para el condado Eagle. La organización ha tenido un aumento alrededor del 20% en sus clientes y ofreció un 40% más de servicios este año, gracias en gran parte al servicio virtual TeleHealth.

Rieder dijo que espera que las personas enfrenten desafíos personales a raíz de la pandemia y trabajen para resolver cualquier problema de salud mental o abuso de sustancias que no estaba presente o permanecía inactivo antes de la pandemia.

“Siento que hay un lado positivo, y cuanto más podamos hablar con la gente sobre cómo encontrarlo, el efecto de la pandemia no será tan negativo, duradero e impactante como siempre se ha descrito, si las personas encuentran nuevas oportunidades, nuevas formas de participar y las utilizan para un cambio positivo en sus vidas”, dijo Rieder.


Support Local Journalism


Start a dialogue, stay on topic and be civil.
If you don't follow the rules, your comment may be deleted.

User Legend: iconModerator iconTrusted User