Víctimas del incendio no se sienten solos, gracias a sus vecinos, la Cruz Roja y el Ejército de Salvación | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Víctimas del incendio no se sienten solos, gracias a sus vecinos, la Cruz Roja y el Ejército de Salvación

Cuadrillas respondieron al incendio de una estructura en Sunridge Apartments en Avon el 11 de abril. No se reportaron heridos.| Eagle River Fire Protection District/Especial a Vail Vida Latina

Ejército de Salvación Vail Valley

“Maria” y su familia de cuatro son una de las víctimas del incendio en los departamentos Sunridge en Avon en Abril. Son una familia latina del norte de México, que se mudó al valle hace más de 10 años, con la bebé de 6 meses y 1 maleta de ropa para los tres. Vinieron con grandes sueños y expectativas de estar aquí y tener su propio hogar, con la ayuda de amigos poco a poco fueron adquiriendo muebles, un colchón y ropa. Se sintieron muy bienvenidos y agradecidos de estar en esta hermosa ciudad.

Su esposo siempre ha sido muy responsable y trabajador y mientras “Maria” criaba a sus hijas en casa, también cuidó a otros niños para ayudar a mantener a la familia. Su familia siempre intenta ver el “vaso medio lleno” de las cosas y tener una actitud positiva en la vida. Como muchos en el valle de Vail, saben que la mayoría del trabajo disponible aquí es de temporada y estacional.

Con Covid-19 el año pasado no tuvieron más remedio que improvisar para poder pagar todas las facturas, entonces comenzaron a cocinar comida mexicana y de repostería desde la cocina de su casa, donde sus amigos y conocidos eran sus principales clientes. “Maria” recuerda haber pensado en lo bendecidos y felices que se sentían cuando esta comunidad se convirtió en su familia.



Aunque establecerse y ganarse la vida aquí ha sido bastante difícil para ellos, presentó varias dificultades y tomó mucho tiempo y esfuerzo, finalmente sintieron que estaban saliendo adelante. Muy a gusto y contentos con la escuela de las niñas y el vecindario donde viven, en el cual se consideran libres y seguros.

A pesar de la dureza del año pasado debido al Covid-19, que trajo mucho miedo, ansiedad e incertidumbre a su familia; se sintieron aliviados de estar viviendo en el condado de Eagle. Recibiendo asistencia de amigos y de organizaciones como el Ejército de Salvación y Caridades Católicas.



Pero el pasado 11 de Abril, su mundo cambió por completo. Todo sigue muy borroso y confuso para “Maria” sólo recuerda una horrible sensación de terror, saliendo de la casa en pijama los 4 tomados de la mano, sintiendo el fuego, el humo y el calor ardiente a su alrededor. Un vecino se acercó golpeando la puerta diciendo que el fuego estaba fuera de control, no escucharon ninguna alarma, sólo un fuerte “boom” antes de salir corriendo. Mientras las niñas estaban aterrorizadas y no podían dejar de llorar, los padres seguían en estado de shock inmóviles fuera del edificio, viendo llegar a los bomberos, a los policías y a las ambulancias.

Han sido días muy difíciles y dolorosos, pasando de la comodidad y seguridad de su hogar a diferentes habitaciones de hoteles con instalaciones limitadas. Si bien están muy agradecidos por la ayuda y el apoyo de la Cruz Roja y el Ejército de Salvación, fueron tiempos de mala alimentación, sueño interrumpido, ansiedad, depresión y pesadillas para las niñas. Sin embargo, no se sienten solos, ya que sus vecinos también están viviendo sus propios dolores.

Afortunadamente, la mayoría de los residentes que fueron desalojados por el incendio pudieron volver a sus casas el 24 de Abril. Muchos necesitaron reemplazar sus camas, colchones, y otros muebles.

El nombre de la persona en esta historia ha sido modificado para su privacidad.

 


Support Local Journalism