Empleado de una agencia de autos en Glenwood Springs salva a una mujer de peligro inminente | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Empleado de una agencia de autos en Glenwood Springs salva a una mujer de peligro inminente

Glenwood Post Independent
Traducción por Edgar Arroyo
El trabajador Edgar Martínez de la agencia Subaru en Glenwood Springs posa para la cámara el pasado jueves. (Ray K. Erku, Glenwood Post Independent)

De no ser por la rápida respuesta de Edgar Martínez, uno de sus clientes probablemente hubiera terminado en el hospital.

“Estaba trabajando afuera donde normalmente trabajo,” recuerda Martínez, un empleado de la agencia Glenwood Springs Subaru. “De repente comencé a escuchar un grito de ayuda.”

Al principio Martínez, de 30 años, pensó que tendría que intervenir en un altercado físico. Sin embargo, después de dar vuelta en la esquina rápidamente, dijo que encontró en el estacionamiento a Mary Beth Weaver, una agente de bienes raíces jubilada de 69 años que sufre problemas terminales cardíacos y pulmonares.



Weaver, que está conectada las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a un tanque de oxígeno, dijo que estaba tratando de salir de un automóvil prestado la mañana del 19 de enero cuando le sucedió algo terriblemente mal.

“Estaba (casi) fuera de mi auto y estaba conectado a mi tanque de oxígeno, y aunque había puesto el freno de emergencia, el contenedor del oxígeno y la máquina cayeron sobre el freno y lo soltó, haciendo que el auto comenzara a girar en reversa,” escribió en una carta al diario Post Independent. “Mis dos piernas ya estaban fuera de la puerta en el suelo, pero yo todavía estaba sentada, la manija se cayó debajo del volante y no podía moverme porque el tubo de oxígeno y el cable del cargador se enredaron en la palanca de cambios.”



Con la cuerda enredada imposible de mover los cambios, Weaver estaba a merced del vehículo en movimiento. Afortunadamente, Martínez llegó justo a tiempo para evitar el desastre.

Weaver dijo que Martínez se arrodilló y de alguna manera logró alcanzar el pedal del freno, lo que evitó que el auto le pasara sobre sus piernas.

“Nunca se tomó un segundo para pensar en lo peligroso que era para él, ahora que también estaba debajo de mi volante,” dijo Weaver.

Pero, así como Martínez pudo detener el vehículo, fue más allá.

“La dije que tocara la bocina para pedir ayuda y finalmente se soltó y volvió a poner el freno de emergencia,” dijo Martínez.

Los compañeros del personal acudieron al rescate, mientras Weaver temblaba, llorando de miedo, dijo.

“Salí con algunas costillas lastimadas donde la manija del tanque de oxígeno me golpeó, pero me asustó bastante,” dijo.

La gerente general de Subaru, Carroll Winkler, elogió humildemente a Martínez.

“Fue algo que obviamente se haría para ayudar a alguien,” dijo. “Como buenos humanos, tienes a alguien que está en una situación estresante o desafiante, simplemente respondes. Cualquier buena persona lo haría.”

“(Martínez) lo hizo felizmente”, agregó. “Y es un joven muy humilde.”

Después que todo estuvo dicho y hecho, en lugar de hacer alarde, Martínez simplemente volvió a trabajar.

“Lo vi trabajar arduamente durante hora y media mientras reparaban los frenos en mi auto,” dijo Weaver. “Él fue mi ángel de la guarda, eso es seguro.”


Support Local Journalism