Abejas y flores: La combinación perfecta | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Abejas y flores: La combinación perfecta

Nanette Kuich
Traducido por Josué González
Una diminuta abeja sudorosa, con el rostro cubierto de polen.
Sam Droege, Servicio Geologico de EE. UU.

Las flores grandes y coloridas son un desarrollo reciente: florecieron hace solo 130 millones de años en los 4.600 millones de años de historia de la Tierra. Las flores atraen insectos y pájaros con sus colores brillantes y un dulce néctar. Los animales rozan las partes masculinas de las flores y recogen el polen cuando las prueban. El polen pegajoso viaja en los animales de flor en flor. Las partes de las flores femeninas recolectan polen y producen semillas con genes de ambas plantas. Las semillas son las flores del futuro.

Abejorro visitando una flor de estrella fugaz. Observe como el estigma femenino de la flor toca la parte inferior de la abeja cubierta con polen masculino.
Mary Anne Borge/Foto cortesia

¡Las abejas, con sus cuerpecitos peludos, son las mejores polinizadoras de todas! Hay 94 especies diferentes de abejas nativas del condado de Eagle y la abeja melífera no es una de ellas. Las abejas fueron traídas a los Estados Unidos por colonos europeos. A diferencia de las abejas en colmenas, la mayoría de las abejas nativas viven solas, excepto el abejorro.

El abejorro tiene una lengua que es peluda al final, buena para absorber el néctar de las flores.
Foto cortesia

Las abejas abejorros grandes y peludas emergen del subsuelo en primavera, en busca de flores que florecen temprano con néctar y polen para alimentarse y alimentar a la pequeña cría que crearán. Cuando hace frío, puede desconectar los músculos de sus alas para temblar, manteniendo los huevos calientes.



Los abejorros también pueden usar esos músculos para la “polinización por zumbido”. Las berenjenas, los tomates, las papas y las bayas, así como las hermosas flores de estrellas fugaces, están diseñadas para que las abejas zumbadoras las envuelvan, liberando polen en sus vientres. La parte femenina de la flor, el estigma, está perfectamente diseñada para recoger el polen de otras flores frotándose contra el vientre cubierto de polen de las abejas visitantes.

Con los abejorros, la longitud de la lengua importa. Los abejorros de lengua larga pueden encontrar néctar escondido en flores con tubos profundos y espolones. Las abejas de lengua media y corta se concentran en las flores más abiertas. Es un ganar-ganar: los abejorros se especializan en visitar flores que combinan con sus lenguas y el polen que transportan también coincide con las flores. Pero hay algunos tramposos de abejorros de lengua corta. Cuando no pueden alcanzar los tubos profundos y los espolones de las flores, simplemente perforan un agujero y roban el néctar sin hacer el trabajo de polinización.



Un abejorro taladra agujeros en las espuelas de flores de aguilena, robando nectar y saltandose el trabajo de polinizacion.
Anne Smith/Foto cortesia

En primavera, esté atento a los grandes abejorros hembra que se despiertan de las largas siestas del invierno y a las diminutas abejas solitarias que son fáciles de pasar por alto. Le debemos hermosas flores y sabrosas frutas y verduras a su arduo trabajo.

Nanette Kuich es la Directora de Educación para Betty Ford Alpine Gardens. Para más información: nanette@bettyfordalpinegardens.org.


Support Local Journalism