Detrás de la Placa: Oficial José Balderas, Departamento de Policía de Vail | VailDaily.com
YOUR AD HERE »

Detrás de la Placa: Oficial José Balderas, Departamento de Policía de Vail

Edgar Arroyo/Especial a Vail Vida Latina
Originario de El Paso, Tx, Balderas desde muy joven sabía que su vocación estaba dentro de la Fuerza Policiaca.
Chris Dillmann/Vail Daily

Vail Daily les traeremos de manera semanal, una entrevista con nuestros oficiales hispanos en el valle. En esta semana el oficial José Balderas de Vail PD, nos ha brindado unos momentos de su ajetreada agenda para contestarnos algunas de nuestras preguntas.

Originario de El Paso, TX, Balderas desde muy joven sabía que su vocación estaba dentro de la Fuerza Policiaca. Curiosamente sus inicios no fueron en una estación de policía, sino en el Centro de Detención del Condado de Dona Ana en Las Cruces, NM. Desde que egresó de la preparatoria Balderas recibió una invitación para unirse al programa de Exploradores que le daría el entrenamiento necesario para poder ser un celador en la cárcel del condado. Dicho programa está enfocado en atraer el interés de jóvenes de 14 a 21 años para que se acerquen a ser parte de los diversos servicios de protección civil.

El centro de detención al sur del país no fue un trabajo fácil para el oficial Balderas, el inmueble da rehabilitación a más de 800 presos y como tal requiere un dedicado entrenamiento que va desde el control de seguridad hasta el conocimiento de las reglas internas de la prisión. Balderas consiguió permanecer entrenándose y capacitándose en Dona Ana acumulando experiencia a lo largo de tres años. Durante ese tiempo logró conseguir su certificado en Justicia Criminal, que a la postre ha sido uno de sus mayores logros personales en su muy joven carrera dentro de la Fuerza.



En aquellos tiempos Balderas tenía que dividir sus esfuerzos entre la escuela y su trabajo debido a los cambiantes turnos que demanda ese puesto, sus horas para poder dormir durante dos largos años se redujeron a meros 120 minutos por día. Sin embargo, pudo obtener sus estudios a pesar de tanto sacrificio.

El llamado a las montañas

Support Local Journalism




La vida en Las Cruces tuvo un giro inesperado cuando Balderas recibe una llamada de un compañero que trabajaba en el departamento de policía de Vail. Atendiendo al llamado Balderas decide dejar su vida como celador y adentrarse de lleno a lo que sería su carrera como patrullero en Vail.

El cambio no iba a ser fácil, ya que Balderas tuvo que entrar a la Academia de Policía y volver a tomar clases empezando de cero. La experiencia como guardia en Nuevo México le ayudaría eventualmente a superar las pruebas que demanda la academia, de las cuales nos confiesa que el campo de tiro resultó ser su reto más grande. “Pensé que no me iban a aceptar si no podía tener buena puntería,” comenta un nostálgico Balderas “pero afortunadamente la práctica y dedicación finalmente me sacaron adelante.”

Posteriores a los 5 meses de la academia, donde ya no tenía que dormir 2 horas al día, solamente cursar las clases en un horario normal de 8 a 5 p.m. Balderas consiguió la estabilidad que estaba buscando en el valle. En un comparativo, el entrenamiento difirió mucho ya que Balderas, al igual que los demás aspirantes, tuvo que aprenderse el Código de Leyes que aplica para Colorado. 



Balderas enfatiza que los elementos de nuestro valle no trabajan en conjunto con ICE o departamentos de Homeland Security.
Chris Dillmann/Vail Daily

Reporte vial único

Actualmente, ya con 5 años de experiencia como patrullero, sus vivencias contrastantes de Nuevo México, sumadas a lo que se ve a esta zona turística le ha dado muchas satisfacciones y curiosas anécdotas.

En 2019, para ser precisos en el mes de noviembre, Balderas quien conducía su patrulla por la I-70 tuvo que detenerse abruptamente para asistir a unas victimas en un accidente vial. Una joven que había salido disparada de su vehículo yacía a un lado de la interestatal, Balderas de inmediato enviaba un llamado a los rescatistas; de pronto siente que le dan un tirón en el hombre a lo cual voltea, un joven le dice: “¡Oficial necesitamos de su ayuda, hubo otro accidente!”

Balderas acude al llamado en el lado opuesto de la carretera donde ve a otro joven, también recién lesionado, el joven de 16 años, más inconsciente que consciente comienza a darle sus datos a Balderas: “¿Cuál es tu nombre?” “José” replicó el joven, “¿cómo te apellidas” “Balderas” “Si José, ¿Cómo te apellidas…” “…Balderas” “si aquí estoy, pero dime ¿cuál es tu apellido?” “Balderas” vuelve a repetir el joven. El intercambio se repite varias veces hasta que el oficial Balderas decide hablar con el primo del accidentado. “Tu cómo te llamas?” “Me llamo Enrique, Enrique Balderas…” contesta, “¿Cómo se llama tu primo?” intercede Balderas, a lo que contesta Enrique: “mi primo se llama José, José Balderas”.

Así que ese día el Oficial Balderas tuvo que llenar en su reporte: Oficial José Balderas rescata en accidente vial a José Balderas.

Un consejo final

Cuando le preguntamos al Oficial Balderas que nos diera un consejo final para nuestros lectores, rápidamente nos dio a conocer que cuando exista una emergencia y la Fuerza Policial acuda a sus hogares es vital la plena colaboración con los oficiales para resolver los conflictos rápidamente. Una herramienta útil que utiliza Balderas, siendo bilingüe, es apagar inmediatamente el sentimiento de ansiedad y presión para las personas que requieren ayuda.

Cuando él siente que no le están dando la información correcta, tiene que aclararles a las familias que la policía no tiene nada que ver con ICE o los departamentos de inmigración. Afortunadamente el ver un rostro hispano, en más de una ocasión le ha ayudado a socorrer situaciones difíciles.

Balderas enfatiza que los elementos de nuestro valle no trabajan en conjunto con ICE o departamentos de Homeland Security, ni siquiera les interesan los estados migratorios de las personas que hacen las llamadas de auxilio, ellos están para servir y proteger a la comunidad, por lo tanto, es de suma importancia que la persona se identifique apropiadamente sin sentir algún tipo de miedo. El dar información incorrecta o incompleta solamente entorpece la investigación de los casos.

Así que la próxima vez que vean o tengan la oportunidad de conocer al oficial Balderas ya pueden entablar una buena charla, agradecerle por mantener el orden público o preguntarle “¿qué se siente salvarse a sí mismo?”

Para seguir al Comité LEIA en el Valle de Vail en Facebook: Facebook.com/InmigrantesyPolicia

Para seguir en redes sociales al Departamento de Policía de Vail: Facebook.com/VailPD


Support Local Journalism